Sumando esfuerzos

Prevención y atención de uniones tempranas en América Latina

En colaboración con Girls Not Brides, el pasado 5 de diciembre compartimos un espacio de encuentro virtual para hablar sobre uniones tempranas en América Latina. Hablamos sobre evidencias para generar incidencia y sobre los factores y hechos que contribuyen a estas prácticas y sobre las políticas públicas que se requieren para abordarlas en nuestra región.

Facilitaron la sesión Eugenia López de Girls Not Brides y Perla Vázquez del Fondo CAMY.
Cómo ponentes participaron Fernanda Díaz de León de Ipas México, Diana Reartes de Ideas Chieltik A.C. desde Chiapas, México, Mary Cabrera de SENDAS Ecuador, Hilda Eugenia Argüello Avedaño del Observatorio de Muerte Materna de México y Margaret Greene de Greene Works. Estuvieron conectadas en este espacio casi 50 personas de diferentes partes del continente.

Queríamos reflexionar de manera conjunta sobré qué está pasando particularmente con las uniones tempranas en nuestro contexto, en nuestra región, saber qué sabemos sobre el tema,  qué se está investigando en la región y qué nos falta por saber.

Las ponentes presentaron investigaciones con diferentes focos que aportaban una mirada más amplia al tema de las uniones tempranas. Esto nos ayuda a pensar en colectivo el trabajo en incidencia política y a analizar los presupuestos asignados a las políticas de prevención con jóvenes.

En el siguiente video puede escuchar el audio de la webinar. Y a continuación están disponibles las presentaciones y un resumen de cada intervención. 


Uniones tempranas en Chiapas

Diana Reartes de IDEAS CHieltik de Chiapas, México, presentó los hallazgos de una investigación participativa con jóvenes indígenas en los Altos de Chiapas.

Descargar presentación

Otras publicaciones sobre esta investigación

Ideas Chieltik trabaja en varios municipios de la región con jóvenes indígenas para la toma de decisión informada y consciente sobre su salud sexual y reproductiva y sobre los procesos de discriminación y violencia que sufren las comunidades indígenas, implementando procesos de reconstrucción de la paz y manejo de emociones. La investigación Uniones Tempranas en Chiapas es un trabajo de investigación colaborativa, apoyado por el Fondo CAMY, en Chiapas. Tiene un equipo de investigación de jóvenes indígenas, hablantes nativos de las lenguas de las comunidades donde se centra la investigación. Todos son municipios indígenas con un alto grado de marginación, con alta tasa de fecundidad, bajo nivel de escolaridad y alta presencia de diferentes tipos de iglesias.

“Nuestro objetivo era conocer con un poco más en profundidad qué caracterizaba las uniones tempranas en esta región, partiendo del trabajo que ya tiene la organización con la juventud en esta región. Pero también queríamos capacitar a jóvenes indígenas cómo en investigación participativa. Partimos desde el enfoque de juventudes tomando como eje la identidad relacionada con la edad, en el contexto y realidades que viven, pero también un enfoque de derechos donde las y los jóvenes son sujetos capaces de proponer y participar en los procesos de exigencia de derechos que les afectan. También trabajamos desde un enfoque intercultural que tome en cuenta el contexto y los procesos particulares de las culturas tzeltales, tzotziles y tojolabales. Es decir, juventudes, derechos e interculturalidad integrados en una metodología de investigación cualitativa y colaborativa”.


Violencia sexual y embarazo infantil en México. Un problema de salud pública y derechos humano.

Fernanda Díaz de León, Coordinadora de políticas y abogacía de IPAS México presentó los resultados de una investigación sobre embarazo infantil y violencia sexual. La investigación aporta luz para entender el fenómeno y las causas; además, profundiza en los elementos de política pública que pudieran incidir en la reducción de embarazos.

“Los embarazos en menores de 14 años son resultados de violencia y coacción sexual, de prácticas nocivas, cómo las uniones tempranas y matrimonio infantil. Esta investigación recopila la información relacionada con unión y matrimonio infantil en su relación con el embarazo infantil: 9 de cada 10 embarazos en adolescentes (10 y 19 años) ocurren en mujeres casadas o unidas. Las tasa de natalidad adolescentes son más comunes en los lugares donde las uniones tempranas con una práctica común y normalizada.” 

Descargar Presentación

Según los datos presentados por el IPAS, la tasa de nupcialidad ha de disminuido por la prohibición legal, pero la prohibición en las leyes de los Estados no protege a las niñas ni evita que las niñas se embaracen o se unan. Las niñas de entre 10 y 14 años que se habían unido, la mayoría no habían dado su consentimiento para esa unión, y declaran que las habían obligado por embarazos, porque las robaron (el rapto no se sanciona en algunos estados si acaba en matrimonio), o fue un arreglo entre la pareja y la familia de la menor.  Gran parte de las uniones tempranas no han contado con el consentimiento de las jóvenes

“Es un cruce de violencias: las uniones y los embarazos tempranos. La sociedad, las familias, poseen potestad y disposición de los cuerpos y la vida de las niñas, violentando sus derechos, poniendo en riesgo su salud, su vida, limitando sus opciones, su permanencia en el sistema educativo. Esto impacta en su futuro en el acceso al empleo, a las prestaciones sociales. Es un círculo de violencia y de reducción de pobreza y marginación para estas mujeres”

“El embarazo infantil no se trata de menores que están ejerciendo la sexualidad con sus pares, sino que son niñas obligadas por adultos en diferentes contextos a través de la fuerza física o moral, en un marco sociocultural que normaliza la violencia contra las mujeres y la niñas, y que tiene muy poca efectividad en procuración de justicia y garantía de los derechos humanos de estas niñas”


Costos de omisión y salud preventiva en Ecuador

Mary Cabrera, Directora Ejecutiva de Senda Ecuador, presentó el trabajo un trabajo de investigación sobre los costos de la prevención versus la prevención de la atención en las adolescentes en Ecuador.  Esta investigación nace de la necesidad de generar evidencia para la incidencia en política pública y la inversión en salud pública.

Además de la evidencia documental y testimonial, con este esfuerzo pretendían generar evidencia económica sobre la omisión del trabajo en salud sexual y reproductiva en Ecuador. Por tanto, va más allá de los costos de producción de servicios para profundizar en los costos que implica la omisión de trabajo en salud sexual y reproductiva en servicios de salud pública en lo relacionado en la prevención de embarazo y la mortalidad materna. Esta investigación profundiza en el transito que supuso para Ecuador tener una política interseccional de salud para prevención del embarazo adolescente, basada en derechos sexuales y reproductivos a pasar a una política de salud basada en la tradición familiar, valores familiares. Un cambio que implicó el aumento de las cifras de embarazo adolescente y muerte materna.

“Conseguimos demostrarle al Estado que los costos de omisión son 17 veces mayores que los costos de prevención. Y que el Estado ecuatoriano en un momento de profunda crisis política y fiscal ha de optimizar la inversión pública en salud, y eso pasa por eliminar las causas de la omisión y en prevenir las fuentes de omisión”.

«El imperativo económico abona a los imperativos éticos y de salud pública. Por eso, los resultados de esta investigación han sido incluidos en el plan nacional de desarrollo y en el plan nacional de salud sexual y reproductiva». 

Descargar Presentación

Esta investigación analiza costos médicos y costos sociales, tomando como base 15 bases de datos estatales. El costo social se refiere a los años de escolaridad y de vida perdida por las personas que murieron, los años de escolaridad perdidas y las muertes maternas de las mujeres. Bajo ese prisma, el costo de prevenir un embarazo es 5 veces menor que las atenciones embarazos adolescentes.


Metodología y lecciones aprendidas sobre el seguimiento en política pública en Salud Materna y Salud Sexual Reproductiva

Hilda Argüello, del Observatorio de Muerte Materna de México, nos presenta la metodología para el seguimiento en política pública en salud materna y salud sexual reproductiva. Este trabajo ofrece un mecanismo de seguimiento al gasto público. Particularmente presenta un monitoreo de políticas públicas de salud sexual y reproductiva y salud materna y perinatal, con una metodología sencilla que permita a otras asociaciones civiles involucrarse.

Este modelo de monitoreo de presupuesto en México en salud incluye la posibilidad de hacer incidencia con los tomadores de decisiones para mejorar las políticas públicas, y la posibilidad de conocer cómo se va moviendo el dinero hasta llegar a la atención médica o al acceso a medicamentos. La ruta crítica va desde el diseño de la política, el ejercicio del gasto, si se cumplen o no las metas y como se rinden cuentas sobre los resultados.

 “Hay mucha falta de transparencia y rendición de cuentas; había faltas muy graves sobre cómo se habían invertido los recursos. El gasto en salud no es suficiente, pero además no lo gastan y hay que devolverlo. Encontramos además indicadores no asociados a las metas, e indicadores no verificables, inconsistencias y reducciones en las asignaciones”.

“Es muy importante planificar con tiempo porque los procesos de transparencia en políticas públicas toman mucho tiempo. La mala calidad de la información y el acceso complicado para hacer entrevistas a servidores y servidoras públicos ralentiza mucho los procesos.”

“Este trabajo nos ha servido para hacer seguimiento a la estrategia nacional de prevención de embarazo adolescente desde 2016 y fortalecer algunos grupos de trabajo estatal para prevención de embarazo adolescente en Chiapas y Oaxaca. También nos ha permitido documentar buenas prácticas.”

Descargar presentación


Visibilizando los matrimonios infantes en la región: Nombrando el fenómeno

Margaret Greene de Greeneworks reflexiona sobre qué sabemos y dónde estamos en el debate en la región Latinoamericana, con la visión puesta, sobre todo, en el lado normativo de las uniones tempranas y en los conceptos que estamos usando.

 “Las dificultades particulares que afectan a esta práctica en la región pueden esclarecer el fenómeno para trabajar mejor también en otras regiones del mundo. Las semejanzas a nivel global también existen, porque todas las causas vienen del patriarcado y de la falta de opciones para las niñas”

Descargar Presentación

El primer desafío es la definición de este tipo de prácticas. Hay muchas preguntas: ¿Cómo estamos entendiendo la infancia? ¿Puede usarse este concepto para todas las personas menores de 18 años? ¿Qué diferencias hay entre niñas, adolescentes y mujeres? ¿Hablamos de niñas únicamente o también de niños? ¿Qué tipo de unión? Libre, civil, religiosa, de hecho, unión de cohabitación… ¿hay diferentes implicaciones dependiendo el tipo de unión? ¿Quién decide o quién fuerza la unión? Esta diversidad complica el abordaje, pero tenemos que conocerla para poder trabajar sobre este tipo de prácticas.

Hoy desde el lado normativo las leyes son inconsistentes por esa ambigüedad de los términos. Y la ambigüedad no sirve a las niñas, que pueden ser víctimas de las inconsistencias legales y las ambigüedades en los términos y el lenguaje. Para Margaret, la falta de vocabulario compartido complica el análisis para abordar las diferentes manifestaciones de esta práctica, y  ver en qué debemos concentrarnos, qué debemos medir.

 “El tema de las uniones forzadas se debe a la violencia estructural y la reducción de autonomía de las niñas por la norma social, su falta de opciones económicas y sociales. ¿Cómo podemos respetar la autonomía sexual de una niña y al mismo tiempo no considerarla víctima y protegerlas en caso de que sea necesario?”

Con Plan Internacional tenemos sobre todo recomendaciones para trabajar sobre los cambios en las normas sociales, para cambiar la posición de la niña en la sociedad y cómo transformar las normas que ponen a las niñas en posición subordinada. Además estamos usando datos cuantitativos para enriquecer el análisis de contexto e investigando sobre leyes y políticas relacionadas con el tema en la región.


Recomendaciones y líneas de trabajo prioritarias

 

“Tenemos que incidir más en la construcción de autonomía.
En todo el ciclo de las uniones se repite la restricción de autonomía para las
mujeres jóvenes principalmente. . No eligen donde vivir, con quien, con qué médico hacer labor de parto, si trabajar o no, si tiene que quedarse en casa.
La autonomía es crucial en todo el proceso, y la falta de autonomía de las jóvenes es brutal en estos casos. Debemos seguir trabajando en el  fortalecimiento en la toma de decisiones y procesos
de autonomía de las jóvenes. 
(…) Por otro lado, las separaciones no tienen suficiente atención.
Las disoluciones de estas uniones implican “devoluciones” por ejemplo si no sabe tejer, o cocinar…
volver no es fácil porque a veces existe repudio y marginalidad hacia las jóvenes
cuando las uniones se disuelven.
Hay que tomar en cuenta la conflictividad dentro de los núcleos familiares o domésticos,
o por cuestiones religiosas. Muchas uniones se disuelven muy rápido y colocan
a las jóvenes en situación de alta vulnerabilidad para enfrentar las maternidades adolescentes.
Hay una serie de problemas asociados a las disoluciones en las que ahora no se está poniendo
el foco a la hora de investigar.»
 Diana Reartes de IDEAS CHieltik de Chiapas, México

 

«Uno de los pendientes para las investigaciones son los datos específicos para poder conocer que está pasando.
No hay encuestas para conocer las causas y la educación sexual integral, también para prevención
de la violencia sexual, para empoderar a las niñas y las haga percibirse a sí mismas como sujetas de derechos.
La mayoría de las niñas que se unen es porque no han tenido otros referentes ni opciones sobre sus propios proyectos de vida.  (…) 
Hay que pensar cómo llegamos a espacios de educación
no formal con la educación sexual,  dado que la violencia estructural va mucho
más allá de las familias, las niñas no tienen espacios para pensar en sí mismas en actividades o inquietudes». 
Fernanda Díaz de León, Coordinadora de políticas y abogacía de IPAS México

 

 «En Ecuador evidenciar la necesidad e invertir los recursos públicos en salud en temas fue la clave.
Como un tema de necesidad económica. Por eso hay que mejorar la calidad y el acceso a los
datos en salud pública, porque desde ahí podemos hacer seguimiento a las menores,
no solo en el caso de embarazos, también para conocer los casos de violencia de género.
Así podemos hacer un cruce en el sistema de salud público de todas las violencias.
Si conseguimos datos oficiales y bien procesados dará un espacio de investigación
para hacer seguimiento a las políticas públicas». Mary Cabrera de Sendas Ecuador

 

«Aún nos falta mejor desagregación y captura de los datos, pero necesitamos conocer realmente que hay realmente, porque hay sistemas de información que no es pública pero que es muy rica y específica, actualizada.
El acceso a la información de las instituciones es un paso necesario para las investigaciones.
Y también necesitamos saber cómo utilizar las evidencias para que cree impacto en la política pública,
y ver cómo las instituciones del estado se están aproximando a este fenómeno
«.
Hilda Argüello del Observatorio de Muerte Materna de México