Campaña #NadieDecidePorMí

«De alguna manera esperamos que la población se vuelva aliada de las niñas y adolescentes para que no haya uniones tempranas, sobre todo forzadas. Queremos que el mensaje llegue a todo el mundo”.

Hace unos meses se puso en marcha la campaña #NadieDecidePorMí en Guatemala. Detrás de esta iniciativa colectiva y participativa está la Mesa a Favor de las Niñas y Adolescentes en Guatemala, un colectivo formado por 17 organizaciones.

Verónica Buch es representante en Guatemala de Rise Up (Levantemos), una de las organizaciones que conforman este colectivo. Hablamos con ella sobre el proceso de creación y las expectativas que tienen puestas sobre esta campaña.

¿De dónde nace esta campaña?

Desde la Mesa trabajamos sobre la idea del poder de decisión, de que el matrimonio es una decisión no una imposición. La Campaña surge a raíz del decreto 13/2017, una cambio legislativo que también se estuvo impulsando desde la Mesa a favor de las niñas y adolescentes. Queríamos regular y elevar la edad mínima para el matrimonio, sobre todo para poner a salvo a las niñas. El reto no acababa ahí. Ahora tenemos que hacer que el decreto se cumpla, que las leyes se conozcan y se respeten.

Por eso, pensamos una campaña muy amplia que pretende llegar a un sector amplio y diverso, tanto a las niñas y jóvenes como a las personas que están es puesto de toma de decisiones. Uno de los objetivos principales de esta campaña es dar a conocer el contenido de la Ley a la población en general, pero también en diferentes instancias de gobiernos locales donde no ha llegado adecuadamente la información. Es una campaña de sensibilización para la prevención de las uniones de niñas.

¿Crees que la Ley (decreto) ha supuesto cambios importantes en cuanto a la reducción de la tasa de matrimonios o uniones tempranas?

No tenemos registrados matrimonios desde la publicación de la Ley, pero siguen ocurriendo. Tomando datos de los embarazos adolescentes, vemos que provienen de las uniones, vemos que hay un vacío en relación a las uniones informales. Las niñas siguen uniéndose, ahora más desprotegidas de sus derechos, sobre todo en caso de embarazo, que trunca su desarrollo y sus derechos. Las uniones siguen ocurriendo, sigue habiendo violencia contra las niñas y la trata es aún un problema fuerte.

¿Cuáles son sus expectativas respecto a esta campaña?

En principio, queremos dar a conocer la Ley para que se cumpla, para que dejen de producirse estas uniones, sobre todo los matrimonios forzados. Queremos que las jóvenes sepan que pueden elegir, no el juez, ni sus padres o familiares… Queremos que las decisiones y la información a las niñas se tomen en cuenta.
Queremos que las familias, los vecinos, jueces, abogad@ o alcaldes/as sepan que los arreglos matrimoniales están prohibidos. Queremos que esta información llegue también a las iglesias, a los ministros de culto, las uniones con menores de edad están prohibidas, también las uniones de hecho.
De alguna manera esperamos que la población se vuelva aliada de las mismas niñas y adolescentes para que no ocurra esto, sobre todo los matrimonios forzados. Queremos que el mensaje llegue a todo el mundo.

¿Cómo han planificando difundir la campaña?

Cada organización hace su propio plan de difusión de acuerdo a los recursos que tiene, pero se trabaja con los mismos materiales, y también con las autoridades. Por ejemplo en Raisup estamos dando formación en escuelas. Son las adolescentes quienes están impartiendo estos talleres, ellas, que son líderes en sus comunidades.

#NadieDecidePorMí es un eslogan muy potente porque habla en primera persona.

Si, es un llamado a la toma de conciencia de las jóvenes; un llamado a tomar las riendas de sus proyectos de vida. Aunque se dirige a un perfil amplio, la voz de la campaña son ellas.

El hastag lo han elegido ellas, las jóvenes, a partir de las actividades y consultas. Las organizaciones trabajamos con grupos de base, y hemos estado siempre, desde el diseño, contando con estos grupos para que el mensaje sea de las y los jóvenes para las y los jóvenes. Que sea su voz… y corregir el adultocentrismo que a veces hay en las organizaciones

Escucha audios-cuñas de radio de la campaña en diferentes idiomas

 

¿Cómo se trabaja la autonomía de la juventud desde la Mesa?

Creemos que el empoderamiento de las niñas puede hacer la diferencia. Y por eso lo impulsamos. Por eso es importante que ellas identifíquen las coacciones y las violencias más sutiles que las rodean, incluso con sus familiares. Ellas están apropiándose de este mismo discurso, no quieren casarse, ni menos ser obligadas a casarse.

¿En qué punto se encuentran en el país en relación a las uniones tempranas?

Podemos decir que desde el punto de vista legal no ha habido uniones, pero si las hay, las niñas se siguen uniendo, incluso podemos decir que se han incrementado las uniones de hecho. Aunque la legislación las prohíbe, eso no se ha asimilado aún. También hay muchas convivencias sin registro y eso es un reto complicado y datos difíciles de rastrear. Saben que son ilegales. Lo buscamos a partir de los embarazos, pero los datos siguen quedando en sub-registro.

¿Qué falta por hacer?

El cambio legislativo debe ir acompañado de procesos de sensibilización. La Ley es solo un medio de protección, si no se trabaja desde la educación y la sensibilización pues no vamos a lograr avances. Falta mucha educación actitudinal en relación a la igualdad de género.


PARA MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA CAMPAÑA:  levantemosguatemala@gmail.com